Los Trinitarios en Ronda

LOS TRINITARIOS EN RONDA Y LA IGLESIA DE
 SANTA CECILIA

1.505. - Llegan los Trinitarios Calzados a Ronda, con "Carta de Privilegio" para su instauración, otorgada por la reina Juana (hija de los Reyes Católicos), según dispusieron sus padres antes de morir; por tanto, fue una Fundación Real. Se situaron los Trinitarios en la ermita de la Virgen de los Remedios, donada por los Reyes Católicos, al borde del Tajo (lugar, hoy llamado "Descalzos Viejos"). Allí, los frailes se dedicaban a la contemplación, al estudio y, según su norma religiosa, a la atención caritativa de los presos.

1.593. - La mayoría de los frailes, Trinitarios Calzados, van trasladándose al nuevo convento que tienen en la ciudad, en la calle Real; tienen, por tanto, dos casas en Ronda.

1.594. - Dejan el convento del Tajo en Casa de Recoletos, para los Trinitarios Calzados.

1.596. - La situación del convento del Tajo es poco habitable y peligrosa.

1.598. - Es el año de la Reforma Trinitaria. Como los Calzados tenían dos casas en Ronda, una en la población y otra en el campo junto al Tajo (los Descalzos Viejos), acuerdan trasladarse, definitivamente, a la casa de la Ciudad en la calle Real y dejan, para su cuido, un solo fraile en el viejo convento que estaba en ruinas, por lo que ya, en 1.593, la mayoría de los frailes estaban en el nuevo convento, situado en la calle Real.

1.607. - Los Trinitarios Calzados estaban establecidos en el convento de la calle Real. La Iglesia del nuevo convento abría sus puertas a la llamada calle del Río, formando todo el recinto manzana completa, aislada e independiente. El templo era espacioso, de una sola nave, presidida por la Virgen de los Remedios que, trasladada desde viejo convento del Tajo, seguía haciendo milagros a los rondeños. Se ampliaba la iglesia con capillas a un lado y altares al otro; tenía un gran coro con órgano, facistol y libros. El convento poseía un claustro con arcos y columnas; en el centro una fuente de piedra labrada; en los ángulos había altares con enterramientos de personas nobles. De allí partía una escalara principal de piedra con baranda de hierro torneado. Su capacidad era para treinta religiosos.

--------------------------------------------------------------------

1.608. - Llegan los Trinitarios Descalzos a Ronda.  Se sitúan en el viejo y arruinado convento del Tajo, que dejaron los Trinitarios Calzados. El documento de entrega del convento, dice: "En la ciudad de Ronda, a 17 de enero de 1.608, en presencia de mí, el Escribano y de los testigos arriba indicados... se hizo el obedimiento de las dichas letras en forma, según de suso se contiene...". Llegaron a Ronda once  Trinitarios Descalzos que compusieron la primera comunidad en nuestra ciudad. Cuando se establecen, dicen que Ronda es una de las principales del Reino de Granada, abundante en frutas, hermosas huertas y árboles, abunda el agua y es fértil en tierras; por el fondo del Tajo corre un cristalino río de aguas puras; el convento del Tajo tiene un entorno ameno, la vivienda muy alegre, aunque de obra pobre pero suficiente para la vida de los Trinitarios Descalzos; los rondeños son caritativos y acogedores hasta donde más se puede decir; cuenta el convento con cuevas labradas en las hendiduras del Tajo para el retiro de los frailes. Se veneraba en la iglesia de los Remedios, de este convento, un Crucificado que, cuando quisieron trasladarlo no consiguieron moverlo lo más mínimo (solo fue fácil su traslado, pasado el tiempo, cuando se trasladaron todos los frailes Descalzos); también existía una Imagen de la Virgen con el Niño, donada por San Francisco de Paula. Pasaban los años y el viejo convento estaba cada día más peligroso para sus habitantes los Trinitarios Descalzos, por lo que el pueblo, preocupado, ofrecieron a los frailes el traslado a otro lugar más seguro.

1.663. - Existía una ermita, llamada del Santo Cristo de las Penas, situada en el lugar que ocupa la iglesia de Santa Cecilia, que fue cedida por la Ciudad para que los Trinitarios Descalzos abandonaran definitivamente el convento del Tajo, dado el peligro que representaba por su situación y estado, según el ofrecimiento del Cabildo.

1.664. - Los Trinitarios Descalzos toman posesión de la ermita del Santo Cristo de las Penas el 10 de enero de 1.664, abandonado el viejo convento del Tajo, entronizando al Santísimo Sacramento. La Imagen del Santo Cristo de las Penas representaba al Señor sentado, con los ojos mirando al cielo, las manos cruzadas, una soga al cuello, sobre la cabeza una corona de espinas y el cuerpo llagado; en esa ermita recibía veneración desde el año 1.641. Una vez la ermita en posesión de los Trinitarios Descalzos, comenzaron a construir la iglesia y el convento (éste en segundo lugar), terminado el templo a principios del siglo XVIII; el convento continuó en obras, pero nunca se terminó definitivamente. La iglesia tenía una fachada principal de dos cuerpos de arquitectura toscana que terminaba en un grupo de figuras de piedra, representando al Ángel de la Orden Trinitaria, en mármol blanco, en actitud de asumir las cadenas de dos cautivos, negro uno y blanco el otro, cruzando las manos entre ellos como protegiéndolos (recordemos que los Trinitarios amparan a los presos); coronaba la fachada el escudo trinitario. La parte interna del templo se componía de tres naves y un magnífico crucero, todo de concepción latina, presbiterio, capillas a ambos lados, espacioso coro, órgano y remate con una cúpula de media naranja. Recién terminado el templo, y antes de finalizarse, durante los siglos XVII y XVIII, estaba de moda en Ronda asistir a los actos religiosos, siendo la iglesia más concurrida cuando se programaban octovarios y septenarios que predicaban los religiosos. En cuanto al convento, quizá inacabado, la portada tenía motivos de piedra noble alusivos a los fundadores de la Orden Trinitaria, San Juan de Mata y San Félix de Valois. Del valioso relicario, los Trinitarios quisieron enriquecer sus conventos con reliquias de Santos Mártires de la Ciudad Eterna en los primeros siglos del cristianismo; así, enviaron a Ronda el cuerpo de San Cristóbal mártir, siendo guardado en el convento de los Descalzos.

1.721. - En este año se identificó el cuerpo del fundador de la Orden, San Juan de Mata. Esto ocasionó una gran alegría en todos los Trinitarios Descalzos, y, en todos sus conventos fue celebrado. El de Ronda no fue menos, no solo para la comunidad rondeña, sino para toda la población que estaba muy ligada a los intereses de los Descalzos, sobre todo porque muchos rondeños habían recibido favores por la intercesión del Santo; por tanto, el Cabildo y Autoridades acordaron, en honor de San Juan de Mata, una fundación religiosa a perpetuidad, siendo considerado como "especial protector" y Patrón de la Ciudad.

*1.769. - Según datos que recojo, sin documentación fidedigna, en este año se llevó a cabo una gran reforma en el templo. Sobre este dato publicado por diferentes autores, hay que considerar el error cometido: se trata de la reforma realizada en la iglesia de Padre Jesús, y nunca en la actual Santa Cecilia. Así queda aclarado para evitar futuras confusiones, que pueden ser derivadas de la lectura de las citadas publicaciones que confunden los templos, como se podrá deducir en la anotación realizada en el año 1.838 de esta redacción.

1.835. - Se inicia la Exclaustración del Gobierno Liberal de España, con el Ministro Mendizábal, donde se suprimen los conventos con menos de 12 religiosos; después se hace general y luego con la Desamortización se venden los bienes de las Comunidades Religiosas suprimidas. Por tal motivo, los Trinitarios desaparecen de sus conventos de Ronda, siendo abandonados a su suerte, tanto en las personas que componían la comunidad Trinitaria, como en sus edificaciones.

1.838. - Tras la Desamortización de Mendizábal, hasta nuestros días, las edificaciones trinitarias en Ronda quedan así:
Trinitarios Calzados de la calle Real: La edificación se convierte, con los años, en un colegio; la bella espadaña se derribó hace pocos años.
Trinitarios Descalzos de Santa Cecilia: El templo se convirtió en parroquia auxiliar de Santa Cecilia (Padre Jesús), para luego tener autonomía propia. Se conservaron las entradas al convento y a la iglesia, los retablos (faltan las Imágenes de la Orden), el retablo mayor que tiene un relieve de la Santísima Trinidad, escoltado por dos medallones de los Patrones de la Orden Trinitaria (Santa Inés y Santa Catalina), sobre las puertas del crucero, sendos lienzos de escenas trinitarias.

 

                           
Ref. "Málaga y los Trinitarios"
                                     Ronda, (2.001)  José Miguel Herreros

 

Atrás---Salir